Argentina, con ritmos de vacunación contra la covid de primer mundo

138

La Argentina empieza a cerrar la brecha creada por la falta de Sputnik V, dosis 2, con un ritmo de vacunación de más de 200 mil personas diarias, sólo en Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires. Se está terminando de completar la inmunización de los que recibieron la primera dosis en abril y principios de mayo, de manera que la distancia entre dosis está bajando, de a poco, de 100 a 75 días. En el distrito bonaerense, incluso, se les aplica la segunda dosis a personas que recibieron la primera hace 60 días, tomando en cuenta enfermedades previas. En paralelo, este miércoles sale el primer vuelo de una serie de diez a China. El cronograma está atrasado porque en el gigante asiático aparecieron contagios de la variante Delta y hay nuevas restricciones al tráfico aéreo. Se esperan 8 millones de dosis que, en gran parte, se usarán para aplicar el segundo componente a quienes recibieron el primero de la misma vacuna. También esta semana se espera la autorización del Instituto Gamaleya de 800 mil dosis Sputnik V, componente 2, terminadas en Argentina. El viernes, desde Moscú, se le dio el visto bueno a 150 mil de esas 800 mil y este lunes a casi 100 mil más, o sea que ya hay más vacunas disponibles para aplicar. 

Como había anunciado la ministra de Salud, Carla Vizzotti, agosto es el mes en el que se apunta a completar la vacunación del 60 por ciento de todos los mayores de 50 años del país. El proceso está avanzando raudamente y en los dos distritos se empieza a cerrar la brecha producida por el atraso en Rusia de la producción de segundas dosis.

  • En la Provincia de Buenos Aires se envían 180 mil turnos todos los días y, además, en los centros de vacunación se sigue recibiendo a quienes se presentan en forma espontánea, personas que nunca se inscribieron y no recibieron la dosis 1. En total, unas 190 mil personas están siendo vacunadas diariamente.
  • Es muy disímil el ritmo de la dosis 2. Ya se está completando la vacunación a personas que recibieron la dosis 1 de Sputnik V en mayo, hace 90 días, pero hay todavía de abril.
  • En CABA se les está suministrando el segundo componente a personas que recibieron el primero de Sputnik V entre 75 y 100 días atrás. O sea, poco a poco, se completa la vacunación de los porteños que recibieron la dosis 1 en abril y mayo.

El modo en que se completan los esquemas de vacunación

Para ir solucionando los atrasos, se recurrió a tres caminos: la combinación de vacunas; las dosis que llegaron desde Moscú; y las dosis -por ahora pocas- terminadas por el Laboratorio Richmond en la Argentina. Para esta semana, el Instituto Gamaleya liberaría un total de 800 mil dosis 2 más, una parte de las cuales –150 mil– fueron autorizadas el viernes pasado y otras 98 mil este lunes, según la información exclusiva que pudo recoger Página/12. En total, Richmond ya entregó casi 400. mil dosis 2.

Todo esto es lo que explica que la Argentina ya haya aplicado 10.200.000 dosis 2 y que no debería tener dificultad en conseguir el objetivo del 60 por ciento de los mayores de 50 con la vacunación completa. Las medidas de restricción al ingreso de personas desde el extranjero aseguraron hasta ahora que la variante Delta no haya impactado fuertemente y por eso los números de contagios siguen bajando. Este último dato es de magnitud: no han sido muchos los países que lograron ir reduciendo los casos en pleno invierno, la estación tradicional de los virus respiratorios como la covid.

Cómo sigue la vacunación contra la covid esta semana

  • Dosis 2 de AstraZeneca (a menos de 60 días de la primera); dosis 2 de Sinopharm (un poco más de 21 días), vacuna norteamericana Moderna, usada como segundo componente, y dosis 2 de Sputnik (lo dicho, entre 75 y 100 días) que llegaron de Moscú la semana pasada. A la lista se agregan entonces las 248 mil dosis autorizadas por Gamaleya, aunque el Ministerio de Salud las tiene que distribuir. Todas esas vacunas están destinadas a completar esquemas de vacunación.
  • Aunque ya se inmunizó al 80 por ciento de los mayores de 18 con al menos una dosis, quedan todavía personas a las que se aplican dosis 1, tanto de Sinopharm como de AstraZeneca e incluso la Sputnik V componente 1, de las que se liberaron casi un millón de dosis terminadas en el Laboratorio Richmond.
  • Adolescentes de 12 a 17 años, con enfermedades previas, con la vacuna Moderna.

Vuelos a China en busca de vacunas Sinopharm

Este miércoles sale hacia Pekin el primero de los vuelos de Aerolíneas Argentinas de agosto, que traerán, en total, 8 millones de dosis de Sinopharm. Gran parte de esas vacunas serán destinadas a segundas dosis, o sea a completar los 8 millones que se aplicaron en julio. Los vuelos están demorados porque aparecieron nuevos contagios en China y hay restricciones a la llegada de aviones y medidas adicionales de precaución porque las autoridades de Pekin consideran que los contagios vienen del exterior. Se están reprogramando vuelos, pero la idea es que se puedan completar los envíos en tres semanas.

Nuevas partidas de Astra-Zeneca

Respecto de las vacunas de Oxford/AstraZeneca –ya autorizadas como segundas dosis de Sputnik– se están esperando nuevas partidas. El laboratorio británico prometió 3.500.000 dosis en agosto y hasta el momento sólo llegaron 530 mil desde Albuquerque, donde se completa la producción iniciada en la Argentina por el Laboratorio mAbxience, del Grupo Insud.

Aunque la oposición hizo foco en Spuntik, los atrasos son de todas las vacunas. La alianza de organizaciones no gubernamentales conocida como Oxfam sostiene que los laboratorios Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson privilegiaron a los países ricos y les vendieron nada menos que el 90 por ciento de su producción, quedándose con sobreprecios de 41 mil millones de dólares. Según los cálculos de Oxfam, el costo de las vacunas se sitúa en alrededor de U$S 1,20 y los laboratorios llegaron a venderlas a 24 veces su costo de producción. Y esa concentración de vacunas en los países ricos hace que sean reiterados los atrasos en la provisión a las demás naciones. Aún así, la Argentina ya tiene la misma cantidad de vacunados con una dosis que Estados Unidos y avanza rápidamente con la aplicación del segundo componente.