Wanda Nara y la China Suárez: decálogo para seguir el escándalo

50
  1. No hay “robamaridos”. Los maridos tienen capacidad para aceptar o rechazar una propuesta sexual y/o amorosa. La culpa no es de ellas. ¿O es que si la rechazan ellos se sienten menos machos o creen que sus pares los van a ver así?
  2. Hay mujeres para las cuales que un hombre esté casado no implica un límite. ¿Son zorras? Son mujeres con los mismos códigos de hombres para los cuales que una mujer esté casada no implica un límite.
  3. No hay icardiada. Las mujeres, esposas de otros, eligen si se quieren ir con el amigo de su marido. También ellas tienen capacidad para decidir.
  4. No revisar el celular de la pareja. Nada bueno puede salir de ese acto de control.
  5. Si fuiste infiel y te descubrieron, hacete cargo. La culpa no es de la otra persona con la que tuviste el affaire.
  6. El sexo virtual es sexo. ¿Es infidelidad? Cada pareja tiene sus propios acuerdos o puede discutir el punto según sus códigos. Después, si se entiende como infidelidad, cómo en cada caso, se podrá perdonar o marcará el fin de una relación.
  7. No ventilar una pelea de pareja en redes sociales, menos cuando se tiene varios miles de seguidorxs. Aún cuando el enojo te domine. Nada bueno puede salir de mostrarle al mundo tu dolor y tu bronca aunque los medios te agradezcan.
  8. Ninguna pareja es perfecta. Ni siquiera la que parece tan perfecta en las fotos que postea en yates veraneando en familia en mares maravillosos.
  9. El amor, el sexo y el deseo son parte de la vida. A veces estamos de un lado del mostrador, y a veces del otro.
  10. Es preferible no meterse ni tomar partido en las crisis de pareja ajenas. Nunca se sabe cómo terminan.

Por Mariana Carbajal para Página 12