Comedores de Corrientes: “No se le puede decir a un chico que no hay comida”

17

“No se le puede decir a un chico que no hay comida”, señaló en Hoja de Ruta, Soledad Franco de la organización Somos Barrios de Pie (UTEP) y quien lleva al frente el merendero “Caritas felices” en el barrio San Roque. Contó cómo atraviesan los comedores correntinos la emergencia alimentaria. Señaló que nunca recibió visitas del Estado.

En los últimos días, alrededor de 11 organizaciones, que integran la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (Utep) informaron que en promedio entre 30 y 35 comedores y merenderos correntinos solicitaron al Gobierno Nacional la entrega de alimentos que son propiciados a miles de familias.

“La verdad que es un panorama complejo. Sacamos de los trabajos comunitarios lo esencial para atender los comedores pero se complica demasiado”, relató Franco.

Sobre como se sostienen, contó que es con ayuda de la comunidad en general. “Tenemos una base de donaciones. Todos los comedores y merenderos salimos a golpear puertas. Después tenemos nuestra producción de panificados comunitarios que a partir de ahí podemos entregar a los vecinos. También con un trabajo de reciclaje podemos comprar las verduras y carnes para las comidas”, señaló.

“Golpear puertas en Provincia y Nación es humillante porque este es un derecho básico”, agregó.

“Nuestra idea nunca fue mantener los comedores, si no que nuestros vecinos puedan tener las comidas en sus casas. Pero con todo esto que estamos viviendo, los comedores aumentaron el doble”, confirmó. “No se le puede decir a un chico que no hay comida”, sumó. 

“Es increíble que la sociedad no pueda ver esta realidad. No son sólamente chicos, hay hombres y mujeres de todas las edades. Es gente sin posibilidad de trabajo. Hemos visto lo que pasó con el transporte público, vimos lo que lleva a pedir por trabajo, imagínense por comida”, destacó.

Franco sostuvo que es necesario que la gente vea esta realidad. “En vez de mejorar estamos retrocediendo en la historia”, sumó. 

“El hambre no espera. Tratamos de hablar con los ciudadanos para no bajar los brazos. Es el bien de muchos familias y barrios enteros. No nos queda más que eso. Queremos que visiten nuestros comedores y merenderos. En todo estos años no recibimos visita de ningun representante de Nación y Provincia para conocer el territorio”, señaló.